A diario vemos en redes sociales y sitios web, insultos, ataques, puteadas y creemos que es normal, personas que se ocultan en cuentas de facebook falsas atacando a otras personas y tienen miles de seguidores y otros con objetivos de ser tendencia putean, denigran a las demás personas  y creemos que es normal  y la gente se entretiene alimentandoles su agresividad y dando carta abierta que sigan atacando y acabando con el buen nombre de las personas en algunos de los casos algunas personas denuncian este tipo de ataques lo cual conlleva a un juicio con la autoridad competente, pero estos Cyberputeadores  con su gran capacidad ante sus seguidores quedan como víctimas y acotando que les están cortando su derecho de  libre expresión.

Pero esto es normal, en todos lados???

Lamentablemente la respuesta es SI, en los últimos años se han incrementado

Qué es un CIBERPUTEADOR?

El Ciberputeador, es un equivalente al Bullying, al chico malo, al antihéroe,  cuyo entretenimiento en Internet es hacer daño a cualquiera, sin importar edad, condiciones sociales ni físicas ni psicológicas de la o de las  víctimas provocando así en las víctimas reacciones de todo tipo.

Una parte de esos ciberataques del Ciberputeador son vengativos; publican cobardemente todo tipo de noticias falsas, crean situaciones falsas para lograr que varias personas estallen y se enfrenten entre ellas sin razonar que están siendo manipulados para que sean víctimas de un esquema bien planeado por un Ciberputeador con el propósito de provocar el malestar psicológico del afectado y su familia así como también provocar reacciones negativas en todos los destinatarios contra esa persona en concreto.

Un ataque de un Ciberputeador puede provocar el estallido de disputas entre personas, falsas impresiones, confusión, desconcierto, mala imagen, hasta descrédito social y provocar un ambiente de tensión creciente en el sitio web o página de facebook donde el Ciberputeador ataque.

Las víctimas podemos ser cualquiera NO es necesario ser una persona pública, si estas en redes sociales, foros, o cualquier sitio en internet estas expuesto a que un día aparezca un Ciberputeador, lo descubra casualmente y comience sus ciberataques.

Su manera de ver las cosas no tiene comparación con la tuya, no intentes hacerle un examen,no pruebes a razonar con él.

El solo está interesado en molestar y en atraer la atención, y lo que tú digas, hagas, pienses o le escribas reprendiéndole, puede serle indiferente. Su aptitud es más bien la de un alborotador de un bar que persigue escandalizar, provocar a quien se preste a entrar en ese juego, simplemente porque buscan que alguien les amoneste para quedar ellos cómo víctimas y  acto seguido darle una lección o atacarle y desaparecer.

Estos individuos pueden comportarse como crueles castigadores, tipos destructores compulsivos, es decir; aplican la ley de “Romper por Romper, y Reventar por Reventar” pero también pueden, atacar, derrumbar, maltratar, pisotear, atropellar, humillar, torturar psicológicamente, sin que exista razón alguna aparente o un detonante concreto salvo el placer de hacer algo prohibido y excitante.

También ataca en ocasiones por cuestiones personales y como resultado del caso de una venganza retroactiva, que se traduce en un vulgar ajuste de cuentas, casi siempre relacionado con alguna situación anterior que se remonta a un momento del pasado.

Tipos De Ciberputeadores

El Ciberputeador irritante:

Todos sabemos que una persona en la vida real puede ser pesada, molesta, maleducada, pero siempre estará inhibida por la presencia física de otros individuos. Esto quiere decir, que cara a cara nunca se atreverá a comportarse de ese modo, en cambio en la anonimidad del internet; justamente detrás de la pantalla de un PC molestando a clic de ratón es una actividad que no parece tan arriesgada como lo sería en la vida real.
Estamos hablando de la dimensión virtual, donde las reglas, si es que las hay, no están demasiado bien definidas, y por consiguiente su comportamiento evoluciona y se siente mucho más confiado, seguro de sí mismo y relajado, porque esta en su propio hogar y tiene tiempo para pensar en lo que hace, como quiere hacerlo, o incluso puede dejar de hacerlo y retomarlo más tarde con ánimos renovados, y de ahí es de
donde nace su poder.

En realidad los Ciberputeadores Irritantes son personas cobardes, que quieren dejar una nota para llamar la atención, pretendiendo ser el centro de atención o admiración de todos los que le ven irrumpir en algún espacio web. Aparecer por una página web o red social y comenzar a fastidiar a un usuario por sus opiniones, es el motivo más elemental por el cual el Ciberputeador comienza sus fechorías.

El Ciberputeador destructivo:

Este tipo de ciberputeadores no gastan bromas o se entretienen jugando con sus victimas sino que sus ciberataques se enfocan hacia objetivos más crueles, y buscan formas inteligentes de hacer daño a la victima para derrumbarla en público.

Este tipo de ciberputeador puede destruir la reputación de un individuos por estos motivos:

Envidia, celos, rivalidad, humillación o motivos personales.

El Ciberputeador justiciero:

Hay gente que se cree en el derecho de impartir justicia a dedo y recurren a las sucias tretas de venganza. Pero eso es también un círculo vicioso, como veremos ahora. El detonante puede ser cualquier cosa que encuentren publicada en Internet.

Quizá algún tutorial, comentario desafortunado, un libro , un email, aunque el autor de los comentarios lo ignora, la temática es indiferente el Ciberputeador se enoja y busca darle una lección para hacer que se calle esa persona, o por lo menos tratar silenciarlo públicamente. Aunque es imposible hacer que alguien se calle en Internet esa necesidad de darle una lección a la víctima le supera y el Ciberputeador desata toda clase de molestos sucesos contra el usuario objetivo, que no sabe que ocurre.

Los primeros efectos que experimenta la víctima es que de repente, parece que todo Internet se ha vuelto loco contra él porque recibe todo tipo de insultos, amenazas, despropósitos sexuales, gente que le increpa, le susurran guarrerias, etc, etc. Esto ocurre porque el Ciberputeador ha esparcido su ataque por todo los posibles frentes de Internet. Desde todos los rincones aparecen carteles humillantes, fotos retocadas de
mal gusto, artículos de noticias escandalosas, falsos periódicos que dan noticias falsas de la víctima como que la ha tocado la lotería, hasta correos electrónicos enviados a todo el mundo con textos diamantes,
prostitución, homosexualidad, trafico de drogas, dinero negro, terrorismo, ser un asesino pederasta; en definitiva imputándole las cosas más deshonestas, o colgándole cualquier tipo de etiqueta:
pervertido, degenerado, Gay, zoófilo follaperras, pederasta, traficante de armas, petatangas, sobaculos, etc; incluso una foto de un delincuente detenido por la Policía puede ser retocada con la cara de la víctima y colgada como noticia creíble de que esta detenido por alguna de las actividades imputadas.

El Ciberputeador Desafiante:

Los Ciberputeadores pueden ser verdaderamente malvados respecto a quien se interpone en su camino y en sus planes. Normalmente el desafío estalla cuando alguien recrimina las actividades negativas del Ciberputeador, y ese incidente es lo que retroalimenta los posteriores ciberataques contra la persona que quiere detener al Ciberputeador.
La técnica del Ciberputeador puede comenzar con mensajes ofensivos que tratan de intimidar  intencionalmente a la victima pero también dañar de forma pública el sitio web o la imagen del nombre o el Nick de su víctima.

Muchos de estos casos comienzan con el Ciberputeador provocando y posteriormente adoptando una posición de hacerse la víctima, queriendo que otros admitan que es un simple error, o que le están persiguiendo, o que le están controlando su libertad de expresión con el objetivo de convertirse en víctima.

Los ciberputeadores tienen muchas formas de vengarse o dar una lección a una persona, pero una de sus
técnicas favoritas consiste en inscribir a la víctima a cientos de sitios Web porno, lo cual puede crear sospechas en su pareja. Estos sitios pueden ser Foros de Noticias, sitios pornográficos, phishing  o sitios comerciales para recibir cantidades de spam y correo indeseado.

El Ciberputeador peligroso:

Nunca debemos de olvidar que tanto en la vida real como en la vida virtual en Internet, hay
gente malvada que puede obsesionarse con nosotros, o como bien se conoce generalmente “Tomarnos manía” y comenzar una campaña de ataques para dañar o hundir nuestra reputación. Una cosa debéis tener clara y es que es mucho más fácil dañar la reputación en Internet que en la vida real. Si lamentablemente criticas las actividades molestas de un Ciberputeador, este tipo puede llegar a tomarte manía y empezar a crear falsos mensajes y falsas direcciones internet, de modo que puede hacer creer a cualquier que han sido escritos y enviados por ti. Esto te pondrá en una posición difícil de justificar, y dará ventaja al Ciberputeador que aparecerá ante todos como si el fuese una víctima mas de tus propios supuestos ataques, lo que produce una situación endiabladamente complicada de comprender a simple vista. 

Si la técnica de suplantar tu identidad (victima) termina por fracasar, o es accidentalmente descubierta por alguien inteligente, el Ciberputeador cambia de táctica y comienza una cruel campaña de desprestigio. Esta campaña puede estar compuesta por panfletos subversivos, fotos porno trucadas, despropósitos contra su víctima, escritos con materiales calumniosos o difamantes y para golpear con mas dureza, envían todo este material a los participantes de la lista de la pagina web donde tu tienes la cuenta, o a listas de correo, salas de chats, hobbies, foros temáticos, redes sociales de cualquier tema, relaciones, contactos, desde una dirección de correo falsa abierta en Internet para tal caso, aunque se trate obviamente de una actividad dañina e ilegal.

El Ciberputeador Chantajista:

Su chantaje comienza con un sofisticado instrumental de cuentas de correo falsas, fotos de otras personas, y sitios web abiertos con falsas identidades el Ciberputeador puede hacerse pasar por lo que desee. Pero sus identidades suaves preferidas son: artista escultor, fotógrafo, poeta, periodista, cantante, músico,
pintor, vidente, manager artístico, Gurú Espiritual, chicas guapas, etc.
Las identidades mas duras son las ya comentadas. Todo este retorcido y complejo montaje tiene
como objetivo crearse una falsa identidad para dar confianza a la víctima, pero especialmente está pensado para no despertar sospechas.
El Ciberputeador escoge cuidadosamente estas identidades porque suelen ser las mas confiables para las victimas, porque le hacen bajar la guardia a la víctima y le permiten pedir una foto, y luego otra, y quizá
algunas fotos mas mucho mas eróticas o ligeras de lo normal aludiendo que son “Muy buenas y muy artísticas”.

Aprovechando la confianza que genera una reputación como las mencionadas pueden interrogar más
fácilmente a su víctima a través de Chats y hacerle hablar confiadamente. Lo que busca el Ciberputeador con estas identidades ficticias es que su víctima se relaje, se sincere y comente sus secretos más íntimos.

Finalmente toda esa información obtenida con este sucio subterfugio solo puede volverse contra la
victima induciéndole el miedo retroalimentado, que le obliga a hacer cualquier cosa para evitar que el Ciberputeador no publique esas fotos o divulgue las conversaciones que ha tenido íntimamente con él.

El Ciberputeador Imitador:

Hay gente que no es un Ciberputeador, pero no les hace falta serlo. Igual que los criminales hay gente imitadora que adoptan los métodos y las técnicas conocidas de los que son realmente Ciberputeadores
en internet, o incluso adoptan “la identidad de otro ciberputeadores bien conocidos por sus tecnicas”. Sé que parece extremadamente complicado pero esto existe, no podemos ignorar que la gente copia e imita todo lo que le gusta incluido los crímenes, las técnicas de un Ciberputeador.
En el caso de los auténticos, como ya dije antes, los ciberputeadores pueden ser personas con una cierta retorcida imaginación.

Conclusión

No todo en el Internet es bueno también hay su lado oscuro, y debemos educarnos para no subir o decir todas las cosas por redes sociales ya que podemos ser víctimas de los ciberputeadores, ya sea con el fin de  desprestigiarnos o simplemente por chantajes económicos. 

Categories:

Tags:

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Publicidad